jueves, julio 18, 2024

¡AYYY, QUÉ DOLOR! El mejor remedio para la RESACA no es mantenerse rascado

Franklin Delgado
Franklin Delgado
Periodista digital

No creas en dichos populares como “bébete una cerveza para que se te pase el ratón” o “evita la resaca, mantente ebrio”

El clásico de todos al sentir el malestar después de beber alcohol en exceso y embriagarse es decir que no tomará más, que es la mayor mentira. Pero, muy por el contrario, la receta contra el “ratón” tampoco es mantenerse rascado, como recomiendan otros.

La resaca es un grupo de signos y síntomas desagradables que pueden presentarse después de tomar demasiado alcohol. Por regla general, cuanto más se toma alcohol, más probabilidades existen de sufrir resaca el día siguiente.

Advierte la publicación Mayo Clinic que no hay una fórmula mágica que indique cuánto alcohol se puede tomar de manera segura y, aun así, evitar la resaca, pero que, si bien los síntomas son desagradables, en la mayoría de los casos, el “ratón” desaparece solo, aunque algunos pueden durar hasta 24 horas.

Entonces, si es lo mismo, qué razón tiene seguir leyendo estas recomendaciones. Amainar los efectos nunca está demás, y contradiciendo la ciencia hay quienes aseguran que existen remedios mágicos que quitan la resaca. Nuestro propósito es hacérselos saber.

Lo vital es conocer que la resaca ocurre regularmente porque el alcohol, aunque es un líquido, deshidrata, y el cuerpo lo paga.

Cortesía: Getty Images

Síntomas de la resaca

Tenemos entonces que los síntomas comienzan cuando el alcohol en sangre baja de manera importante hasta alcanzar, o casi alcanzar, cero grados. Por lo general, su efecto es máximo la mañana siguiente después de una noche de haber bebido mucho.

Pero es importante señalar que, según la bebida y cuánta cantidad se haya ingerido, los síntomas van a ser más severos o no. No es igual tomar vino, que champagne, que whisky, cerveza o caña clara. Unos tienen más dulce o aditivos químicos que otros, o más grado alcohólico.

Entre los principales síntomas están:

  • Fatiga y debilidad
  • Sed excesiva y sequedad de boca
  • Dolores musculares y de cabeza
  • Náuseas, vómitos y dolor estomacal
  • Menos horas de sueño o sueño de mala calidad
  • Aumento de la sensibilidad a la luz y al sonido
  • Mareos o sensación de que la habitación gira
  • Temblores
  • Menor capacidad para concentrarte
  • Alteraciones del estado de ánimo, como depresión, ansiedad e irritabilidad
  • Latidos del corazón rápidos

A su vez, la ingesta de alcohol puede tener consecuencias nefastas con baja temperatura corporal (hipotermia) y hasta desmayos. Incluso, si la exposición del cuerpo al alcohol es por tiempo prolongado, puede ocasionar irritación gastrointestinal y cirrosis hepática.

Mitos comunes sobre la resaca

De acuerdo al National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism (NIH), existen varios mitos que es mejor apartar de nuestra forma de pensar para comprender mejor el fenómeno de la ingesta de bebidas.

Mito 1: determinadas acciones, como beber café o ducharse, pueden evitar o curar la resaca.

Realidad: la única manera de evitar una resaca por completo es no beber alcohol o consumir una cantidad mínima. No existe ninguna cura para la resaca, solo el tiempo.

Mito 2: el orden de las bebidas afecta a la resaca, tal como reza el dicho popular: “Cerveza antes del vino y estarás bien”.

Realidad: en general, cuanto más alcohol bebe una persona, peor será la resaca. Esto ocurre independientemente de si la persona bebe cerveza, vino, bebidas alcohólicas destiladas o una combinación de estos.

Mito 3: beber un trago de alcohol en la mañana después de una noche de alcohol ayudará a evitar la resaca, una práctica conocida coloquialmente: “bébete una cerveza para que se te pase el ratón”. Aquí es donde algunos opinan también: “Evita la resaca, mantente rascado”.

Realidad: aunque esto podría minimizar algunos síntomas temporalmente, puede contribuir y prolongar el malestar general y otros síntomas de la resaca.

Causas de la resaca

Por supuesto, la principal causa de la resaca es el consumo de licor. ¿Pero que causa este en el organismo?:

  • El alcohol hace que el cuerpo produzca más orina y, a su vez, orinar más de lo normal puede provocar deshidratación.
  • El licor desencadena una respuesta inflamatoria por parte del sistema inmunitario y este puede activar ciertos agentes que con frecuencia producen síntomas físicos: incapacidad para concentrarte, problemas de memoria, disminución del apetito y falta de interés en las actividades habituales.
  • Lo que se conoce popularmente como “una baja”. El alcohol puede provocar una caída del azúcar en sangre, que puede ocasionar fatiga, debilidad, temblores, alteración del estado de ánimo e incluso convulsiones.
  • El alcohol irrita el revestimiento del estómago, lo que aumenta la producción de ácido en el estómago y demora el vaciado estomacal.
  • Hace que los vasos sanguíneos se dilaten, y esto puede provocar dolores de cabeza.
  • Las bebidas alcohólicas pueden producir sueño, pero impide que se alcancen las fases del sueño más profundas y suele provocar que te despiertes en medio de la noche, incluso con pesadillas.

Una recomendación para tratar de evitar la resaca es comer antes de tomar alcohol. Los alimentos pueden reducir la cantidad de tiempo que le toma al alcohol entrar al torrente sanguíneo, manteniendo bajos los niveles de alcohol en la sangre. Esto podría reducir los efectos de una resaca.

Alimentos como la carne son más efectivos en este sentido, porque ralentizan la absorción de alcohol en el organismo. Por el contrario, la ingesta de refrescos azucarados favorece la absorción del alcohol, por eso el consumo de combinados, o la “mezcla” puede ser todavía peor.

Recomendaciones para mitigar la resaca

Tanto médicamente como por creencias populares, existen varios “remedios” o formas cómo tratar las resacas o que estas no surtan fuertes efectos. Unos son más efectivos que otros. Aquí se los mencionamos.

Hidrátate. Ciertas bebidas como jugos de fruta o miel, así como soluciones electrolíticas, ayudan a mitigar el “ratón”, además de, por supuesto, el agua. No tomes cerveza: ¡tiene alcohol y, a la larga, te deshidratarás más!

Cortesía: Getty Images

Desayuna bien. Aunque no tengas ganas, trata de ingerir alimentos para regular los niveles de azúcar en la sangre, y así aliviar parcialmente. El organismo necesita alimentos nutritivos que incluyan proteína, carbohidratos, grasas saludables y vitaminas para reparar y recuperarse.

Tómate un consomé. Si es una sopa ligera y de pollo, mejor. Lo importante es que tomes líquido y además aproveches las sales minerales.

Antioxidantes naturales. Medical News Today advierte que tomar alcohol ocasiona estrés oxidativo, lo cual hace que el cuerpo produzca radicales libres. Los antioxidantes pueden ayudar con esto. Los antioxidantes son compuestos que ayudan a eliminar estos radicales libres. La gente puede beneficiarse al comer alimentos ricos en antioxidantes para reducir el efecto negativo de tomar alcohol. Entre los antioxidantes naturales figuran: bayas, cerezas, uvas, granadas, zanahorias, espinaca, jengibre, chocolate, nueces y semillas, y tés verdes y negros.

Medicamentos. La aspirina y otros antiinflamatorios como ibuprofeno y naproxeno son efectivos para aliviar las molestias y dolores musculares y de cabeza. Estos pueden reducir la inflamación en el cuerpo que ocasiona el alcohol. Pero, ojo, los medicamentos y, sobre todo, los antiinflamatorios se deben tomar con precaución, ya que pueden irritar el revestimiento del estómago. También pueden ayudar los antiácidos y analgésicos como el acetaminofén.

Tiempo. Este es el más importante, porque hagas lo que hagas, solo el tiempo de recuperación del cuerpo y la mente te traerá el alivio absoluto de la resaca, que en un promedio de 6 a 8 horas desaparecerá.

Lea también: MÁS TIEMPO Y MENOS DINERO: el gran secreto de la felicidad

La del estribo

Así popularmente se denomina a la última cerveza o la última copa, la cual suele extenderse y nunca llega.

Lo importante es saber tomar con moderación, porque si no las consecuencias siempre serán las mismas: la resaca o el famoso “ratón”. Pero todo es cuestión mental, porque pasadas unas horas el alma te vuelve al cuerpo y quieres retomar la juerga, y así sigue y seguirás eternamente en el círculo vicioso.

Google News
Pulsa para seguirnos en Google News
Suscribir
Notificar de
guest

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Mantente actualizado

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

En portada ↓
Últimas noticias ↓
Más noticias sobre este tema ↓
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x